3.3.1 Parejas

Lourdes Pacheco Ladrón de Guevara

Resumen


Después de una tormenta conrayos, como las que suelencaer en Tepic, Alejandro llevó a Pedro, su hijo, a la casa. La clase de karate lo dejaba listo para el baño que, en esta ocasión, debía compartir con el hijo. Vania estaba recostada en el sofá fumando. Alejandro se volvió a preguntar por qué él tenía que recoger a la criatura cuando ella no tenía ocupación alguna en la tarde. En cambio él debía salir de la oficina, ir a dar clases a la universidad privada, estar a tiempo por el niño. No reclamó. Sabía que esa discusiónno tenía forma de salir de la respuesta habitual de

«tú andas en la calle, tú recógelo». La acidez empezó a invadir la casa esa tarde, precisamente, cuando la tormenta había dejado al Cerro de San Juan traslúcido y en el ambiente flotaba el olor a tierra mojada de la primera tormenta.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Revista de investigación y divulgación sobre los estudios de género